Hablar de deporte implica hablar de constancia, sufrimiento y sacrificio.

Sólo los deportistas que consiguen buenos resultados saben qué es pasar por esto. La mayoría se queda por el camino.

Existen fechas especiales como Año Nuevo, la llegada del verano o el comienzo del curso, pero, diariamente, la gente se plantea propósitos que “desean” cumplir a corto y largo plazo en la misma medida que millones de estos propósitos son olvidados.

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué sólo los grandes deportistas consiguen sus objetivos?

La respuesta esta en la motivación. Tanto en el deporte como en la vida son necesarios unos objetivos que cumplir por los que no te importa luchar y dar todo lo que haga falta. Trabajar duro para conseguir un sueño es fácil.

Motivación

Todos pasamos por momentos bajos en los que pensamos que lo más fácil es dejarlo todo, que no merece la pena tanto esfuerzo o tanta espera para conseguir los resultados. A veces vemos la meta tan lejos que optamos por rendirnos. Esto sólo se llevará a cabo si las ganas de luchar no superan las ganas de abandonar. Para que esto no pase son necesarios unos objetivos reales y fuertes que te recuerden que el resultado merecerá la pena.

motivacion

La motivación puede estar impulsada por dos aspectos intrínsecos en la vida humana: El placer de la victoria o el temor a la derrota. De la misma manera que muchos luchan por ser el número uno, lo que mueve a otros es no estar entre los peores. Ninguna es mejor que otra. Sólo tienen que ser deseos fuertes que te ayuden a conseguir la constancia necesaria para alcanzarlos.

Una vez fijado tu objetivo principal necesitas algo que no te haga perder el rumbo. La música, los ídolos, una promesa… son aspectos que día a día te van a ayudar a recordar qué es aquello por lo que luchas. Rodearte de personas con tus mismas ambiciones o fijarte en algún referente de importancia te ayudarán a levantarte en los momentos de duda. También es importante tener a alguien al lado (ya sea tu entrenador o personas de confianza) que te apoyen y te animen a seguir con ello a pesar de las dificultades.

motivación

Busca cuál es tu punto de motivación si aún no lo has encontrado. ¿Qué es aquello que quieres conseguir? ¿Cómo de grande es tu deseo? ¿Qué conseguirás cuándo lo alcances?  

Si en algún momento piensas que has perdido la motivación déjalo todo y tómate tu tiempo para reflexionar y decidir por qué camino seguir. Quizás no estés haciendo lo que realmente te entusiasma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s