La siesta...

 

La siesta…

¡Ay, la siesta!

Hoy he leído un artículo que me ha hecho pensar en lo estupenda y maravillosa que es la siesta. Decía algo así como que con la siesta vivimos más, porque nos despertamos por la mañana y nos volvemos a despertar después de la siesta. Y es verdad, ¡la siesta lo arregla todo!

Que has tenido una mañana dura… te echas la siesta y cuando te despiertas estás como nuevo. Que has tenido un mal día… borrón y cuenta nueva con una cabezadita.

Y es que con la siesta VIVIMOS MÁS literalmente.

Muchas celebridades han hablado de la siesta: Albert Einstein, Thomas Edison, John F. Kennedy… Pero no sólo ellos; muchos estudios científicos también han hablado de la siesta.

“Según una encuesta en el 2011 por la National Sleep Foundation (NSF), que encontró que la siesta es más común entre los grupos de edad más jóvenes. De los encuestados, el 53% de los nacidos después de 1995 toman por lo menos una siesta durante el día escolar o la semana de trabajo. La Generación Y llegó en un cercano segundo lugar, reportando un 52% que toma mínimo una siesta por semana. Cuatro de cada 10 (ó 38%) de la generación X y 41% de los baby boomers toman siestas, también.” (Vitafit)

Investigadores del Allergheny College de Pennsylvania (EE UU) demuestran que una siesta diaria de al menos 45 minutos hace que disminuya la presión arterial de quienes han sufrido un día de estrés con mucha tensión psicológica.

Existen estudios sobre cuándo, dónde, cómo, quién debe dormir la siesta… Incluso en algunos países se toma un tiempo durante la jornada laboral para “cerrar un ratito los ojos” y retomar la tarea con más energía.

 

hay estudios que relacionan la falta de sueño con un mayor riesgo de hipertensión y problemas cardiovasculares.

Los investigadores Ryan Brindle y Sarah Conklin observaron que la siesta parecía tener un efecto reparador en los estudiantes ya que, aunque en todos la presión arterial y el ritmo cardiaco aumentaba durante el inicio de su jornada, aquellos que dormían siesta presentaban un descenso de ambos marcadores. Estos resultados eran más evidentes cuando los estudiantes dormían entre 45 y 60 minutos al día.

La última institución en declarar los beneficios de la siesta ha sido la Agencia Espacial Norteamericana (NASA), quien considera que el tiempo adecuado para una siesta modélica es de 26 minutos.

Los datos aportados por la Junta de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTBS, en sus siglas en inglés) han demostrado lamejora de la efectividad de los controladores aéreos. El estudio determina que un sueño de 26 minutos ayudaría a mejorar un 34% en el rendimiento de estos trabajadores y reforzaría su estado de alerta un 54%.

Según los investigadores, “los hallazgos sugieren que la siesta puede acelerar la recuperación cardiovascular después de una situación de estrés mental”. Entre sus principales beneficios se encuentran disminución de los riesgos cardiovasculares, la liberación de tensiones, el aumento de la capacidad de concentración y el refuerzo del estado de alerta.

El sueño aumenta la reproducción de las células que participan en la formación de la mielina, el material aislante en las proyecciones de las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal. Además, la siesta:

  • disminuyen los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares en un 37%.
  • aumenta la capacidad de concentración del individuo en un 34%.
  • mejora la capacidad ante el estado de alerta debido al sueño reparador.
  • disminuye el grado de estrés.

Como afirma el doctor Gonzalo Pin Arboleda, “el ser humano tiene como 2 ó 3 ‘ventanas’ durante el día que le inducen al sueño. Por ello, dormir durante un pequeño periodo de tiempo ayuda al cuerpo a soportar mejor el día”.

siesta

Mi opinión

Según dice el doctor del Hospital Ruber de Madrid y miembro de la Sociedad Española del Sueño, Pedro Mayoral, “la realización de la siesta produce una relajación muscular que facilita que el aparato digestivo pueda realizar la digestión de una forma más eficaz”. Personalmente no lo recomiendo ya que el sueño profundo impide que la digestión se realice correctamente y podamos aprovechar todos los nutrientes impidiendo que la ultima comida se acumule como indeseada grasa en nuestro organismo.

Creo que muchos compañeros estarán de acuerdo conmigo en que es una buena opción echar una cabezada en la mitad del día siempre que no estropee el duro trabajo que estamos logrando con nuestra dieta. Es decir: que no interrumpa la digestión ni modifique horarios de ingestas.

Fuentes: Viafit, MuyIntresante, Journal of Neuroscience, El Mundo Salud.

Artículo relacionado:

http://www.saludymedicinas.com.mx/centros-de-salud/insomnio/articulos-relacionados/importancia-de-la-siesta.html

Artículo RECOMENDADO:

http://elpais.com/elpais/2014/01/02/eps/1388668642_752510.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s